La muerte es la oportunidad última de percibir por ti mismo la verdad completa que subyace a la existencia.

sábado, 2 de febrero de 2008

Vivir Feliz, Morir sonriendo



Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día.

Vive de instante en instante porque eso es la vida. Me costó 57 años llegar hasta aquí, ¿cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿por qué te preocupas tanto?.

No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas “no puedo” ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes.

Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades.

Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta.

Facundo Cabral

4 comentarios:

Lilit dijo...

En otras culturas los seres humanos viven preparándose para el momento de la muerte.
Nosotros en cambio vivimos negándola.
Di una rápida vuelta por tus blogs, regresaré para profundizar en tus excelentes videos y posts.
Un abrazo.
Namaste.

Chris dijo...

Tienes razón, en realidad no podemos negar una realidad tan evidente. La aceptación de nuestra propia muerte puede convertirse en una gran motivación para vivir la vida con plenitud, momento a momento. Gracias por tus comentarios. Un abrazo

Namasté !

Graciela dijo...

Cuanta sabiduría y tan bien expresadas tantas verdades. Sabemos que debemos nacer, vivir y morir, pero a la única etapa que le tenemos miedo es a la muerte. En vez de transitarlos sabiendo que la perfección está en todo y que el ciclo final es el mas liberador. Amo vivir, con sus goces y sufrimientos, pero honrar la vida también significa honrar y no temer a la muerte, no mezclemos sufrimiento con muerte, el sufrimiento está en la vida misma.Muy interesante el blog, felicitaciones.
Toda la Luz

Chris dijo...

Asi es, la idea del blog es generar consciencia de que la muerte es una realidad que forma parte indivisa de la vida misma. Gracias Graciela.